Asi rezaba la popular canción de Sui Generis. Tal vez ese tiempo, debía remontarse al decenio 45/55 del siglo pasado, donde la Argentina bajo la conducción estratégica del General Perón había despegado para realizarse como una Nación, convirtiéndose en una potencia en el plano social, cultural, industrial, político y económico (potencia entendido como país del tercer mundo, que espera realizarse en un marco de solidaridad con los pueblos que luchan por su definitiva liberación y bregando por la unidad iberoamericana, y no como las potencias imperiales con fines colonialistas).

Sin embargo, los cambios profundos que en la Argentina se estaban desarrollando, necesitaban un nuevo marco constitucional. Y en esa dirección el General Perón maniobró.

El Dr. Alberto González Arzac indicaba: “es el grupo dominante el que conforma el régimen político, de tal modo que si el poder social dominante es nacional, su producto constitucional será nacional; pero si ese poder es colonial, la constitución será de seguro colonial”. Habían pasado casi 100 años desde que la Argentina seguía con la misma constitución, la de 1853, aquella surgida después de Caseros, luego de la derrota de Rosas. El historiador Fermín Chávez apunta que ésta, fue reformada en 1860, por un acuerdo entre Urquiza-Mitre en junio del mencionado año, contradiciendo su artículo 30, que fijaba un mínimo de diez años para cualquier reforma. Luego esa reforma seria ratificada por el acuerdo Roca -Mitre.

El Coronel Domingo Mercante, ex presidente de la Convención de 1949, daba a conocer, en 1957 en Montevideo, un manifiesto que decía: “La Reforma de 1949 tuvo por esencial finalidad la de consolidar jurídicamente los frutos de la Revolución Popular del 17 de octubre de 1945, ratificada electoralmente en los comicios libérrimos del 24 de febrero de 1946, cuyo contenido consistían en hacer de una Argentina, hasta entonces dependiente de un imperialismo expoliador, una Nación económicamente libre y políticamente soberana”.

Es decir que la Revolución Justicialista necesitaba de un nuevo marco constitucional, para afianzar los logros del gobierno del General Perón. Y en la Constitución Justicialista del 49′, hay un artículo que hoy tiene vigencia absoluta. Ese mismo es el Articulo 40.

Capítulo IV. La función social de la propiedad, el capital y la actividad económica.

Art. 40 – La organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social. El Estado, mediante una ley, podrá intervenir en la economía y monopolizar determinada actividad, en salvaguardia de los intereses generales y dentro de los límites fijados por los derechos fundamentales asegurados en esta Constitución. Salvo la importación y exportación, que estarán a cargo del Estado, de acuerdo con las limitaciones y el régimen que se determine por ley, toda actividad económica se organizará conforme a la libre iniciativa privada, siempre que no tenga por fin ostensible o encubierto dominar los mercados nacionales, eliminar la competencia o aumentar usurariamente los beneficios.

Los minerales, las caídas de agua, los yacimientos de petróleo, de carbón y de gas, y las demás fuentes naturales de energía, con excepción de los vegetales, son propiedad imprescriptibles e inalienables de la Nación, con la correspondiente participación en su producto que se convendrá con las provincias.

Los servicios públicos pertenecen originariamente al Estado, y bajo ningún concepto podrán ser enajenados o concedidos para su explotación. Los que se hallaran en poder de particulares serán transferidos al Estado, mediante compra o expropiación con indemnización previa, cuando una ley nacional lo determine.

Luego del Golpe de estado a Perón en 1955, la Constitución del 49′ fue derogada por un simple decreto el 1 de mayo de 1956, contradiciendo el propio texto constitucional que condiciona todo cambio y toda reforma a la autoridad de una convención.

Fermín Chávez cita una declaración de Perón, en su exilio en Madrid, al diario Mayoría: ” Para nosotros rige todavía la Constitución de 1949. Es la única que aceptamos. No ha sido derogada; para serlo tendría que haber seguido un proceso constitucional, es decir, de acuerdo con el artículo 30 que establece la forma en que se ha de suprimir o modificar el todo o las partes de la Constitución”.

En momentos donde el imperialismo arrasa con los pueblos del tercer mundo, llevándose por delante a gobiernos que no son adictos a su régimen (ahí están como ejemplo la Libia de Gadafi o la Siria de Al Asad), expoliando sus fuentes de energía, yacimientos petrolíferos, sus reservas de gas, fomentando la división religiosa, como en Medio Oriente, o con sus satélites en nuestra Patagonia como los Lewis, Benetton, Turner, etc, es hora de repensar como el pueblo argentino en su conjunto, vuelva a poseer sus recursos naturales, como propiedad imprescriptible e inalienable de la Nación.

Tal vez desempolvando la Constitución Justicialista, y hegemonizando el poder político con dirigentes que posean conciencia nacional, la Argentina vuelva a ser grande, como una vez San Martín y Perón lo soñaron.

La Constitución Justicialista de 1949 se encuentra disponible para leer y descargar en nuestra Biblioteca Digital

Estatuto legal de la Liberación

Muchos los llamaron, sin duda alguna, “aventureros”.
Yo quisiera saber qué hicieron en concreto
los que eso dicen.
En la lucha revolucionaria siempre es igual.
El que triunfa es un héroe nacional;
el derrotado es un provocador.
La historia, por lo demás,
la escriben los “triunfadores”.

John William Cooke

Compartimos a continuación el documental de Marcelo Goyeneche


SINOPSIS

Enero de 1959, alrededor de 9000 obreros del frigorífico estatal Lisandro De la Torre, inician una huelga contra su privatización. Mientras el presidente de la república Arturo Frondizi viaja a EEUU, en el barrio de Mataderos se vive una insurrección popular sin precedentes. El documental rescata el testimonio de los protagonistas de la ya legendaria TOMA DEL FRIGORIFICO, para hacer un análisis de los estrechos vínculos que tienen a lo largo de la historia argentina, la carne, la política y la violencia.

FICHA TECNICA

Realización Integral: Marcelo Goyeneche
Música: Ruben Júarez
Documental – 60’ – Buenos Aires, Argentina 2007.

Marcelo Goyeneche, nació en Buenos Aires en 1972, estudio Diseño de Imagen y Sonido en la Escuela Panamericana de Arte. Documentalista y dirigente sindical ha realizado varios cortometrajes documentales, entre ellos: ‘’Los Carasucias’’ (1997), sobre un comedor comunitario en el Barrio de Mataderos y ‘’Como un León’’ (1998), basado en un cuento de Haroldo Conti escritor desaparecido durante la última dictadura militar. Durante dos años investiga el bombardeo a la ciudad de Buenos Aires en Junio de 1955 para realizar ‘’El día que bombardearon Buenos Aires’’ (2004), su primer y multipremiado largometraje documental. Su siguiente trabajo, ‘’Carne viva’’ (2007), sobre la huelga del frigorífico’’ Lisandro de la Torre’’ en 1959, obtuvo el premio al Mejor video documental en el Festival Latinoamericano de Rosario 2007 y fue declarado de interés por la Cámara de Diputados de la Nación. ‘’SMO, el batallón olvidado’’ (2011) es el tercer largometraje documental de esta serie dedicada a la reciente historia argentina. Actualmente es miembro de DOCA (documentalistas argentinos), la CTA (Central de Trabajadores Argentinos) y da talleres de formación sobre cine documental.

el_campo_recuperado_por_peron

“El Campo Recuperado por Perón” es una publicación de la Subsecretaría de Informaciones de la Presidencia de la Nación que contó con dos ediciones, la primera de 1952 y la segunda de 1953. En las mismas se detallan de manera concreta las acciones del gobierno nacional en materia agraria, los resultados obtenidos y los beneficios para “el sector” y el país en su conjunto.

La historiografía – liberal – oficial y los grandes medios de difusión se encargaron, luego del golpe militar que dejó trunco el Segundo Plan Quinquenal de Gobierno, de decir que el peronismo se lleva mal con “el campo”. Si soplamos el castillo de naipes construido tras la cubierta de chorros de tinta, es posible observar los actores de carne y hueso. De manera sencilla y peronista, podemos agrupar a los actores del sector en dos grandes grupos: los que trabajan y los que viven de los que trabajan. Esto puede ayudarnos a comprender a qué “campo” recuperó la acción gubernamental del peronismo…

Descargar “El Campo Recuperado por Perón” (segunda edición) desde nuestra Biblioteca Digital

 

Las Malvinas son Argentinas - 1974 - Presidencia de la Nación - Isabel Perón

Por intermedio de la Secretaría de Prensa y Difusión de la Presidencia de la Nación, el gobierno de María Estela Martínez de Perón, más conocida como “Isabel”, publica en 1974 “Las Malvinas son argentinas”. [Enlace para descargar en nuestra Biblioteca Digital]

Durante 1973 y 1974 se llevaron a cabo negociaciones confidenciales entre los gobiernos argentino y británico. Las mismas estaban encaminadas a un acuerdo de administración conjunta de las islas llamado “condominio”. El Presidente Juan D. Perón, astuto negociador, le confió al canciller Vignes que la propuesta era muy conveniente y que había que aceptarla, ya que afirmaba que “una vez que pongamos pie en las Malvinas no nos saca nadie y tiempo después tendremos la soberanía plena”. (Fuente: Ortiz de Rosas)

La muerte física le llegaría en dudosas circunstancias al Gral. Perón el 1° de julio de 1974. Distintos factores hicieron que los británicos enfriasen la mesa de negociaciones con el gobierno de recién asumida presidenta Martínez de Perón. A pesar de lo sucedido posteriormente, es importante destacar la intención de fortalecer la conciencia nacional en torno a Malvinas por parte del gobierno constitucional derrocado en 1976, cuestión que puede observarse en la publicación anteriormente mencionada.

Reproducimos a continuación el comunicado del día de la fecha de la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT) de la Confederación General del Trabajo (CGT)

cft

Cambia la política económica o la Argentina quiebra

2017 ha comenzado, no podía ser de otra manera con este Gobierno, con un mercado interno donde se mantiene la recesión, con una inflación anualizada del 41%, quebrantos empresarios, despidos y suspensiones, tanto en el sector público como en el privado: educación pública y privada, textiles, metalúrgicos, seguros, petroleros, comercio, gráficos, curtidores, construcción, alimentación, minería, cerámica, calzado, automotriz, electrónica, seguridad, gastronómicos…

CON DESPIDOS NO HAY DIÁLOGO

Como siempre advertimos, estos despidos demuestran que no hubo ni habrá diálogo real con esta política económica. El denominado “Diálogo por la producción y el trabajo” ha resultado una pantomima, disfrazada con insuficientes paliativos, destinada a ganar tiempo para proseguir un ajuste salvaje, exigido por los grandes grupos económicos y financieros, que recae fundamentalmente sobre los trabajadores del sector formal y de la economía popular.

Así lo indican:
• las presiones para imponer topes a las actualizaciones salariales y la negociación a la baja de los convenios colectivos de trabajo, los anuncios de flexibilización de la legislación, de precarización laboral como las pasantías, de rebaja de contribuciones patronales a la seguridad social que son salario diferido de los trabajadores;
• los anuncios de nuevos aumentos de los combustibles, de las tarifas de luz, de gas, de agua, teléfonos, de ABL, de patentes, de transporte;
• la eliminación de la devolución del IVA por compras con tarjeta de débito, que afecta sobre todo al consumo interno, mientras se mantiene la rebaja o eliminación de retenciones a las exportaciones agrarias o a la minería;
• los anuncios de mayor apertura de las importaciones en detrimento de la producción nacional;
• una desembozada reducción de los derechos previsionales.

ESTA POLÍTICA ES INVIABLE

Todo ello en un contexto internacional que se sabía crítico, aunque el Gobierno recién quiso anoticiarse cuando se confirmó el triunfo del Sr. Trump como Presidente de los Estados Unidos. El hecho complica y encarece la colocación de deuda para sostener esta política inviable que instaló en nuestro país un déficit fiscal entorno del 10% del PIB y que, acompañada de un déficit de la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos, necesita imperiosamente de crédito externo.

Empeñado en obtener ese crédito, por exigencia de conglomerados financieros transnacionales a los que están vinculados sus ministros, ha eliminado el plazo mínimo de permanencia en el país para las inversiones financieras extranjeras, alentando al capital especulativo a ingresar sin restricciones.

HABILITAN LOS GOLPES DE MERCADO

Se habilita así para que -en el momento que indique su “humor”, sea para realizar ganancias, sea para tener garantías de huida en el momento del inevitable quebranto- los prestamistas puedan decidir una salida abrupta de fondos presionando el tipo de cambio hacia una devaluación que se trasladará a precios.

Es una decisión criminal, que abre paso a los “golpes de mercado”, más si se tiene en cuenta que, previamente, otorgaron a los exportadores un plazo de hasta cinco años para liquidar las divisas provenientes de las ventas externas.

BUSCAN UN MODELO DEPENDIENTE

No se piense que el Gobierno no sabe a dónde va. Sí que lo sabe, por ello reprime y planifica una escalada violenta e ilegal contra la protesta social, como lo demuestra la exhortación presidencial a su subordinado Jefe de Gobierno porteño para que este año tenga “un comportamiento distinto y termine con los piquetes”. Por ello se reiteran las maniobras para desorganizar y fragmentar al movimiento nacional y popular.

Por este camino, más temprano que tarde, entraremos en una situación de mayor destrucción del entramado productivo y una ingente acumulación de deuda que será muy difícil de revertir.

Se busca un modelo de país dependiente de los grandes conglomerados empresarios locales y transnacionales. Buscan quebrar a la Argentina para someterla. Por ello, siguiendo la lógica de esta política económica se busca deconstruir, reducir, reestructurar, los sistemas educativo, de seguridad social, científico, la política nacional de relaciones exteriores -como se comprueba en relación a Malvinas-, la política de derechos humanos, el papel de las fuerzas armadas y de seguridad, condicionar la soberanía nacional y popular.

Por lo expuesto reiteramos:

URGE UN PLAN DE ACCIÓN

1) Tal como sucedió tras el veto presidencial a la ley de emergencia ocupacional, los despidos ocurridos desde noviembre ppdo. cuando en el marco del supuesto “Diálogo para la producción y el trabajo” se suscribió un acta donde los empresarios se comprometieron a evitar despidos hasta marzo de 2017. Como la realidad dice y representantes de la CGT denuncian este compromiso no se cumplió.

Es la segunda vez que esto ocurre, tampoco se cumplió un “acuerdo” similar de mayo de 2016, y más adelante el Sr. Macri, ratificando que no le importa ni respeta nada, vetó la ley de emergencia ocupacional sancionada por el Congreso.

Directamente o indirectamente más de 450.000 argentinos que han perdido su trabajo desde diciembre de 2015 sufren las consecuencias. El gobierno, los CEOS empresarios que lo integran, insisten en agraviar y comprometer con sus incumplimientos a la Confederación General del Trabajo. Más allá de diferencias, no podemos aceptar esto, debemos frenar el atropello a la clase trabajadora.

Para superar esta crítica situación es necesario un cambio de política económica. Es imprescindible que la Confederación General del Trabajo, participando a todas las organizaciones sindicales sin exclusiones, decida con urgencia sobre un programa y un plan de acción que unifique los reclamos y las luchas que los distintos sectores del movimiento obrero argentino están llevando adelante en todo el territorio nacional.

2) En el mismo sentido, atento a las elecciones del presente año, hay que trabajar con seriedad y dinamismo, deponer mezquinos intereses partidarios o personales, para constituir un Frente Nacional y Popular, alrededor de ese programa que debe ser claro y definido, con compromisos concretos, con disposiciones adecuadamente planificadas. Esto último es nuestra exigencia irrenunciable. Que esto quede en claro pues tenemos memoria, no aceptaremos que el Movimiento Sindical sea excluido a la hora de las grandes decisiones nacionales. Siempre que esto ocurrió, más tarde o más temprano, el Pueblo fue derrotado.

Nuestros afanes no son partidistas, antes que las listas importan preservar los intereses nacionales y las mayorías populares.

Sobre estos puntos no dudamos en parafrasear a Juan Perón: “quienes quieran oír que oigan, quienes quieran seguir que sigan… nuestra causa es la del Pueblo Argentino”. No lo hacemos por grandilocuencia. Lo hacemos porque son los trabajadores, los suspendidos, los despedidos los que deben ser escuchados, siendo “sabio y prudente” corregir el rumbo si alguien se ha equivocado.

El problema es la política económica. No hay opción, o cambia la política económica o la Argentina quiebra.

A tales fines la Corriente Federal de Trabajadores de la CGT reivindica su propio Programa, y considera urgente:
• Promover un acuerdo multisectorial para determinar medidas que permitan la reactivación del mercado interno y definir un Plan de Desarrollo.
• El perfeccionamiento de la emergencia social, declarando la emergencia ocupacional prohibiendo por el plazo de un año los despidos.
• Inmediatas medidas de protección del trabajo nacional, suspendiendo inmediatamente las importaciones de todos los productos que puedan producirse en el país.
• Remoción de las imperfecciones en la formación de precios.
• Rechazar cualquier reforma a la baja de la legislación laboral.
• Intervención por el Congreso del Banco Central de la República Argentina e inmediata suspensión del proceso de desregulación de la actividad financiera que llevan adelante sus actuales autoridades.

Buenos Aires, 11 de Enero de 2017

Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT

Fuente: Corriente Federal de los Trabajadores (CFT-CGT)

En tiempos en que se pretende bajar la edad de imputabilidad, resulta oportuno recordar las palabras de quien ejerció tres veces la Presidencia de la Nación Argentina, Juan Domingo Perón. Asimismo, en relación a estadísticas actuales, recomendamos el artículo “Casi no hay chicos que matan” escrito por Martin Granovsky. Los dejamos con el General:

juegos evita

MapaBicontinental

Mapa Bicontinental y Bioceánico de la República Argentina. Fuente: Instituto Geográfico Nacional (IGN)

Texto de la Ley N° 26.651

Sancionada Octubre de 2010 – Promulgada Noviembre 2010

Artículo 1°-

Se establece la obligatoriedad de utilizar en todos los niveles y modalidades del sistema educativo —Ley Nº 26.206, de Educación Nacional—, como así también su exhibición pública en todos los organismos nacionales y provinciales, el mapa bicontinental de la República Argentina que fuera confeccionado por el ex Instituto Geográfico Militar —actualmente Instituto Geográfico Nacional— (Leyes 22.963, de representación del territorio continental, insular y antártico y su modificatoria 24.943), el cual muestra el sector antártico en su real proporción con relación al sector continental e insular.

Artículo 2°-

El Ministerio de Educación de la Nación será el encargado de garantizar su exhibición, empleo y difusión, en todas las instituciones educativas públicas y privadas, mediante la provisión de la lámina correspondiente en escala 1:5.000.000.

Artículo 3°-

Los gastos que demande el cumplimiento de la presente ley serán imputados a la partida jurisdicción 70, Ministerio de Educación del Presupuesto General de la Nación.

Artículo 4°-

Las editoriales deberán incluir el mapa bicontinental de la República Argentina Argentina, referido en la presente, en las nuevas ediciones de los libros de texto. Los textos editados con anterioridad deberán incorporar el mapa bicontinental en caso de reimpresión o reedición.

Artículo 5°-

Comuníquese al Poder Ejecutivo Nacional.

 

Relacionado: ¿Vamos más allá? Proyecto para la utilización de Mapas Perspectiva Nacional

Un 7 de diciembre por el año 1950 el Presidente Juan Domingo Perón a través del decreto N° 26.099 creaba la empresa del Estado Aerolíneas Argentinas. La misma nació de la fusión de las cuatro empresas que volaban el país: Aeroposta (creada por iniciativa del gobierno de Yrigoyen), ALFA, ZONDA y FAMA. Hoy, el desplazamiento de Isela Costantini al frente de Aerolíneas Argentinas oculta una trama de intereses y amenazas de vaciamiento. El rol de Avianca y las low cost.

Nota publicada originalmente en la Revista Zoom

aerolineas-argentinas

El de Isela Costantini no es el primer caso, ni será el último, de un funcionario desplazado por intentar hacer su trabajo. La ex titular de Aerolíneas Argentinas venía enfrentando fuertes presiones desde el núcleo duro del gobierno desde casi el mismo día en que asumió sus funciones por el simple hecho de defender lo que, a su criterio, eran los intereses de la empresa estatal que le habían encomendado gestionar. Una actitud que iba a contramano del inconfesado proyecto de vaciar la aerolínea bandera que fogonean los CEOs instalados en el gabinete de Cambiemos, que en el caso de Aerolíneas implica un vuelo sin escalas a los años 90.

Considerada en 2013 por la revista Fortune como una de las cincuenta mujeres más poderosas del mundo de los negocios y elegida CEO del año en 2015, Costantini llegó a la aerolínea de bandera luego de una ascendente carrera en General Motors, donde se inició como ejecutiva de mercadotecnia en la filial brasileña de la empresa automotriz para culminarla como presidente y directora ejecutiva de GM Argentina, Uruguay y Paraguay, al mismo tiempo que ejercía la titularidad de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).

El pecado de Costantini en Aerolíneas fue trabajar con la misma lógica de toda su vida profesional, la de proteger y favorecer el desarrollo y la competitividad de la compañía donde se desempeñaba. Esa actitud le valió choques y enemistades con hombres muy cercanos al presidente Mauricio Macri, como el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y los coordinadores económicos de la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui.

El primer roce fuerte ocurrió en abril, cuando desde la Jefatura de Gabinete le ordenaron que se olvidara del subsidio estatal acordado en 420 millones de dólares al principio de su gestión y que debía arreglarse con sólo 260 millones, algo que a esa altura era imposible sin dañar severamente el funcionamiento de la aerolínea. La situación volvió a repetirse la semana pasada, cuando el Ministerio de Transporte decidió un brutal recorte al presupuesto de Aerolíneas para 2017, reduciéndolo de los 400 millones de dólares que exigía Costantini a sólo 160 millones. No es que Costantini no hubiera recortado durante el año que está por terminar: redujo alrededor de un 30% los gastos no operativos de la empresa sin afectar la calidad del servicio, pero para el gobierno no fue suficiente.

Hay también otro elemento en juego. Detrás del ajuste exigido a Aerolíneas Argentinas por parte de Dietrich, Quintana y Lopetegui -este último ex CEO de la empresa aérea LAN- se esconde el proyecto de instauración de una política de cielos abiertos que permitiría la competencia desleal en favor de varias compañías de las llamadas low cost (de bajo costo) y en desmedro de la aerolínea de bandera. Las beneficiadas serían Alas del Sur, American Jet, Andes Líneas Aéreas, Avianca y FB Líneas Aéreas, que pretenden operar rutas de cabotaje e internacionales que hoy vuela Aerolíneas, y que instalarían cabeceras en el interior del país y el conurbano bonaerense. Fuentes de gremios de los trabajadores de Aerolíneas aseguran que Costantini se proponía objetar este ingreso.

Volver al pasado

En este contexto, hay quienes sostienen que la presencia de Isela Costantini era un obstáculo a remover para poder llevar adelante un vaciamiento comparable con el que realizó la aerolínea estatal española Iberia luego de comprar a precio vil el paquete de la aerolínea de bandera argentina en la fiesta privatizadora de los 90.todos somos aerolineas

Aerolíneas Argentinas fue el caso emblemático del remate de las empresas estatales de servicios públicos que llevó adelante el menemismo poco después de llegar a la Casa Rosada. Para venderla, fue tasada por el gobierno en 541 millones de dólares, valorando solamente sus bienes físicos y dejando de lado los llamados “bienes intangibles”, es decir, las rutas, la marca y la instalación en el mercado de la línea aérea de bandera argentina.

Además, el Estado se hizo cargo de una deuda de 860 millones de dólares, esto es, mucho más que el precio de venta. Así, Iberia compró una compañía saneada por 260 millones de dólares a pagar en cinco años, y el 50% restante en bonos de la deuda externa argentina, que en aquel momento cotizaban al 14% de su valor nominal, pero que los españoles hicieron valer al 100%. Una operación increíble. “Que Iberia haya recibido a Aerolíneas Argentinas como un regalo del gobierno argentino sólo tiene una explicación: que la administración de Felipe González pagó coimas por un valor de 78 millones de dólares”, denunciaba por entonces la página web de los trabajadores de Aerolíneas.

Con el manejo de la compañía en sus manos, Iberia la desfinanció y le quitó rutas y aviones. A mediados de 1995, menos de cinco años después de la privatización, seis gremios de trabajadores aeronáuticos elaboraron un documento conjunto titulado “¿Qué está quedando de Aerolíneas Argentinas?”, donde describían la situación de la empresa. Los datos eran devastadores: 1) El endeudamiento rondaba los 1.000 millones de dólares; 2) Se habían desplazado los objetivos e intereses de A.A. desde la Argentina hacia España; 3) Se había cedido parte del mercado aeronáutico a otras empresas del grupo, como Iberia y Viasa; 4) Se habían levantado escalas, algunas de ellas valiosísimas, todas a favor de Iberia; 5) Aerolíneas se había quedado sin oficinas propias en el extranjero; 6) Se habían reducido frecuencias, también cubiertas por Iberia; 7) Se había verificado una brutal pérdida en la calidad y cantidad de servicios al usuario; 8) Las estructuras propias y de telecomunicaciones habían sido transferidas a Iberia; 9) Se había subcontratado el 50% de las actividades de la empresa, producto del desmantelamiento; 10) Se había perdido a los técnicos más cualificados, que fueron reemplazados por personal contratado con experiencia mínima; 11) Los salarios eran 70% más bajos que el de las aerolíneas norteamericanas; 12) Se violaban sistemáticamente los descansos mínimos de la tripulación; 13) Se había reducido el número de tripulantes por avión; 14) Se procedió al cambio de motores de alto rendimiento de la flota de Boeing 727 por otros de menor empuje y mayor consumo de la subsidiaria Viasa, lo que trajo aparejado el aumento del costo operativo de esos aviones; y 15) Se vendieron repuestos y unidades de stock, con lo que cada reparación pasó a encarecerse un 20%.

En otras palabras, quedaba demostrado que Iberia había comprado Aerolíneas Argentinas para vaciarla y quedarse con sus rutas. Poco después la compañía de bandera española fue privatizada por el gobierno de José María Aznar y Aerolíneas quedó en manos del grupo Marsans, que terminó de destruirla. El “rescate” de la compañía realizado por el gobierno argentino en septiembre de 2008 devolvió a Aerolíneas a la órbita estatal e inició un proceso de lenta y problemática recuperación. Ahora, el alejamiento de Isela Costantini parece ser el primer paso de una vuelta a ese pavoroso pasado. Pero el responsable de la operación ya no es una compañía extranjera sino el propio Estado argentino.

Intereses detrás de la escena

publicidad antigua aerolineasEl lunes a la mañana, mientras los portales de noticias y las canales de televisión dedicaban sus principales espacios a cubrir la renuncia del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, en el Teatro de la Ribera, en el porteñísimo barrio de La Boca, ocurría un hecho que pasó casi inadvertido. Convocada por el gobierno nacional, se realizaba una audiencia pública no vinculante para discutir el otorgamiento de rutas actualmente operadas por Aerolíneas Argentinas a cinco compañías privadas que pretenden volarlas con el sistema de low cost. Fuentes de gremios aeronáuticos y funcionarios que la acompañaron en su gestión, aseguran que, si hubiera seguido al frente de la compañía, Isela Costantini se hubiera presentado para objetar esa entrega, para lo cual había preparado un informe técnico legal.

El proyecto que favorece a Alas del Sur, American Jet, Andes Líneas Aéreas, Avianca y FB Líneas Aéreas (también conocida como Fly Bondi) tiene entre sus opositores a la mayoría de los gremios de trabajadores aéreos. “Decididamente vamos a impedir el arribo de las ‘low cost’. Macri quiere imponer un mercado de cielos abiertos para minar los logros obtenidos por el sector a través de Aerolíneas”, explicó Sergio Mercó, secretario de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA).

Desde el gobierno se trató de restarle importancia a la cuestión, asegurando que no afectaría a Aerolíneas Argentinas y que tampoco atentaría contra la seguridad de los vuelos, otro de los puntos en los que se centran las críticas de los gremios. En cambio, no se dijo una sola palabra sobre los intereses que se esconden detrás de la entrega de rutas ni a quiénes realmente favorece.

Sin embargo, la movida es tan flagrante que ni siquiera los columnistas de Clarín y La Nación que con más entusiasmo defienden la gestión de Cambiemos pudieron evitar mencionarlos. Marcelo Bonelli, en el diario de Magnetto, escribió al día siguiente de la renuncia de Costantini: “La “ejecutiva” (por Costantini) no compartía que a la futura inversión de Avianca se le otorgaran privilegios. De la mano del empresario Carlos Colunga -de fuerte llegada a la Casa Rosada- Avianca pretende obtener rutas clave para invertir en la Argentina. Colunga es vicepresidente de Avian Líneas Aéreas, la subsidiara de Avianca que adquirió 12 aviones con la idea de operar las mejores rutas del país. Antes dirigía Mac-Air, la firma de Franco Macri que fue vendida a Avianca”. Más claro imposible.

Por su parte, en su habitual columna de los lunes en La Nación, Carlos Pagni (nota de La Baldrich: ¡Hasta Pagni!) tampoco esquivó el tema: “Personas de confianza de Costantini aseguran que ella presentó ante Dietrich un informe elaborado por su segundo, Manuel Álvarez Trongé, con objeciones jurídicas al ingreso de Avianca al negocio local. Dicen que, a raíz de ese supuesto dictamen, Dietrich pidió la cabeza de Trongé, desencadenando la salida de Costantini”, señaló. Y en el siguiente párrafo aportó más información: “Avianca pertenece al boliviano, nacionalizado brasileño y colombiano, Efraín Efromovich, quien en 2008 había tenido tratativas con Ricardo Jaime para concesionar Aerolíneas. Avianca está bajo la lupa desde que compró MacAir Jet, la empresa de los Macri. Quienes quieren leer debajo del agua observan que, desde el personal hasta el estudio de abogados, los responsables de Avianca son los mismos de MacAir. Su director, Carlos Colunga, trabajó para Franco Macri durante décadas”. Y finalmente se preguntó, de manera casi retórica: “¿Habrá que creer que a Costantini no la echaron por un conflicto con Avianca?”.

No se necesita saber más para entender quiénes son los verdaderos beneficiarios del desplazamiento de Costantini y de la ofensiva gubernamental contra los legítimos intereses de la aerolínea de bandera argentina. Una historia que recién empieza, pero que no puede esconder hacia dónde va.

Fuente: Revista Zoom

Fragmento compartido por el compañero Horacio Sacco, administrador de El Ortiba, del artículo escrito por Viviana Demaría y José Figueroa publicado en la Revista el Abasto

El milico que ocuparía el cargo del Dr. Ramón Carrillo, saquea su casa un día antes de asumir. Es el coronel Ernesto Alfredo Rottger. A ese coronel le corresponde la tarea de reemplazar a un brillante neurocirujano, neurobiólogo y médico sanitarista. Se le ordena la misión de “desperonizar” el sistema nacional de Salud Pública. Debajo de él, la Dirección de Asistencia Integral tiene otro incomparable objetivo: intervenir, desmantelar y disolver toda la obra de la Fundación Eva Perón. Es la Asistente Social Marta Ezcurra, fundadora de la juventud de la Acción Católica en 1931.

Marta Ezcurra ordena el día 23 de septiembre la ocupación militar de cada una de las Escuelas Hogar. Su política de shock es muy clara: retirar y destruir todos los símbolos del gobierno. Con los niños como mudos testigos, en cada uno de los patios, el fuego hace arder pilas de frazadas, sábanas, colchones, pelotas y juguetes diversos con el logo de la FEP, que los valientes soldados previamente han arrancado de sus camitas y dormitorios. Los bustos de Eva son decapitados.

Dispone la intervención inmediata de cada uno de los institutos el día 24 de septiembre. Convoca para ello, a los miembros de los “comandos civiles” (Acción Católica Argentina) quienes de inmediato comienzan a realizar la depuración de adictos a la “tiranía”. En medio de un odio demencial, ordena el desalojo inmediato de todos los niños y niñas internados en la Clínica de Recuperación Infantil Termas de Reyes, en Jujuy. La transforma en un casino para la oligarquía.

Manda tirar al río Mendoza, toda la vajilla y cristalería (importada de Finlandia y Checoslovaquia) con la que han comido los “cabecitas negras” en las unidades turísticotermales de alta montaña de Puente del Inca y Las Cuevas. Manda destruir todos los frascos de los Bancos de Sangre de los Hospitales de la Fundación porque contenían sangre “peronista”. Manda secuestrar todos los pulmotores porque tienen placas metálicas con las palabras “Fundación Eva Perón”. Ordena el asalto militar contra la Escuela de Enfermeras, y dispone su cierre definitivo.

Determina la confiscación de todos los muebles de los hospitales, hogares para niños, hogares escuelas y hogares de tránsito por ser demasiado lujosos para los ahora sin privilegios, se los llevan a sus casas los “comandos civiles”. Los camiones del ejército llegan a los edificios y depósitos de la Fundación y parten llenos. Dispone la desactivación absoluta de todos los programas de turismo social por ser “un peligroso ejemplo de demagogia populista y antidemocrática” en las Colonias de Vacaciones de Córdoba, Mar del Plata y Buenos Aires. Decide el cierre definitivo de las casi 200 proveedurías de alimentos de primera necesidad, la clausura del Plan Agrario, el Plan de Trabajo Rural y los Talleres Rodantes. Resuelve la intervención de los Hogares de Ancianos y el cierre de los Hogares de Tránsito. A pedido del Coronel Ernesto Alfredo Rottger -su Jefe y Ministro- ordena que sean expulsados a la calle todos los estudiantes de la Ciudad Estudiantil “Presidente Juan Perón”. El Coronel la necesita como centro de detención para encerrar a todos los miembros del gobierno constitucional detenidos. Allí caen las flamantes diputadas, las primorosas enfermeras, las militantes de los cien barrios porteños…

Cuando los interventores envían los primeros informes de las Escuelas Hogar, Marta Ezcurra descubre con escándalo que “la atención de los menores era suntuosa, incluso excesiva, y nada ajustada a las normas de sobriedad republicana que convenía para la formación austera de los niños. Aves y pescado se incluían en los variados menús diarios. Y en cuanto a vestuario era renovado cada seis meses”. (En San Juan un niño pobre comía 100 gramos de carne por día y 6 cucharadas de leche. En Jujuy, -por año- un niño comía 43 kilos de carne, en La Rioja 27, en Catamarca 26, y en Santiago del Estero tan sólo 19,6 Kilos), en las Escuelas Hogar Eva Perón, los niños comían carne todos los días. Marta Ezcurra cambiará el menú y el nombre de todas esas escuelas.

“Queda prohibida en todo el territorio de la Nación: las imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrinas artículos y obras artísticas, la utilización de la fotografía retrato o escultura, el escudo y la bandera peronista, el nombre propio del presidente depuesto, el de sus parientes, dichos objetos ofenden el sentimiento democrático del pueblo Argentino y constituyen para éste una afrenta que es imprescindible borrar” (Decreto-ley 4161/56).

Fuente: Revista el Abasto

14358646_10210730189111283_3773952022624864308_n

“Así anda el pueblo de pobre / como milico en derrota / le dicen que sea patriota / que no se baje del pingo / pero ellos con oro gringo / se están poniendo las botas (…) Esos negocios los hacen / con capital extranjero / ellos son los aparceros / y aunque administran la estancia / casi toda la ganancia / la llevan los forasteros (…) A la Patria se la llevan /con yanquis y con ingleses / al pueblo mal le parece / pero se hacen los que no oyen / desde que falta Yrigoyen / la han sacado de sus trece…” Arturo Jauretche

jauretche_arturo-ejercito y politica y El paso de los libres

A continuación un doble regalo de navidad para la formación de una fuerte conciencia nacional:

“Ejército y Política” y “El Paso de los Libres” de Arturo Jauretche

Ambas obras se encuentran a disposición en formato .pdf en nuestra Biblioteca Digital

Ejército y Política – Contenidos:

Explicación al lector.
Capítulo preliminar: Reestructuración de las Fuerzas Armadas.
Primera parte: La Patria Grande y la Patria Chica.
I.De  la independencia a la separación de la Banda Oriental. II.El ejército de la Confederación retoma la política nacional de la Patria Grande. III. La victoria de la Patria Chica. IV. La guerra del Paraguay complementa a Caseros. V.Reaparición del Ejército Nacional. VI. Otra vez la Patria Grande. VII. Brasilia, la nueva capital del Brasil.
Segunda parte: La política nacional en el mundo.
I.Una visión global del problema. II. Visión global desde el ángulo regional. III.Economía, población y justicia en la política nacional.  IV.Patria Grande y Patria Chica.
Apéndice
Explicación de algunos términos.

El Paso de los Libres – Contenidos:

Obras completas de Arturo Jauretche, por Osvaldo Guglielmino.
Sobre “El Paso de los libres”.
Prólogo, por Jorge Luis Borges.
EL PASO DE LOS LIBRES.

Peron1973

Argentinos:

Hoy, 24 de diciembre de 1973, no he querido dejar pasar la Nochebuena sin llegarles con un mensaje, no del Presidente de la Nación, sino de un hermano que anhela la felicidad de todos y trabaja sin descanso para lograrla.
El mundo vive horas inciertas. En todas las latitudes de la Tierra están sucediendo fenómenos nuevos cargados de peligros y amenazas, producto de la insensatez de los hombres y aberración de los sistemas que ellos mismos han puesto en marcha.
Nuestro país anhela tomar otros caminos que lo alejen de la acechanzas de un destino incierto a que puede conducirnos una conducta semejante. Por ello ha cesado la lucha y hemos retomado la paz y al trabajo redentor. Debemos volver a la Constitución y a la ley, que es lo único que puede conducirnos a la libertad que deseamos y a la grandeza que anhelamos para nuestra Patria.
Ya no podemos pensar en pequeñez, hagamos triunfar al país, que cuando el país se realice, todos los argentinos tendrán oportunidad de realizarse. Nosotros queremos que las futuras generaciones de argentino sepan sonreír desde la infancia y eso sólo puede ser producto de la felicidad del pueblo, que todo lo merece. Luchar por esa felicidad y por la grandeza de la Patria es un deber irrenunciable de cada argentino.
Tenemos un país de una inmensa riqueza potencial, sólo nos queda real izarla y para ello lo único que necesitamos es paz y trabajo. Que la fuerza que nos mueva sea el amor en todas sus formas y que la Unidad Nacional y la solidaridad patriótica sean las piedras sillares en que asentemos el principio y el fin de nuestro destino.
La riqueza podrá ser poderosa, pero sin estabilidad social será extraordinariamente frágil.  Por eso nosotros queremos dar al país un gran riqueza consolidado por un perfecto equilibrio social.
No se nos escapa que estos objetivos serán interferidos por los enemigos del orden, los agentes del odio y los intereses espurios. Pero si todo el pueblo decide a luchar por ese destino, no habrá fuerza capaz de doblegar su empeño.
Confieso que mi mayor felicidad en estas fiestas es la de comprobar todos los días, en mi paso por las calles de la ciudad, esa alegría que no suele engañarme .
Sé que tenemos problemas, pero también sé ,que con el apoyo organizado del pueblo no hay problemas que no tengan solución. Los que aprendan a tener fé en el pueblo jamás llegaran a verse defraudados.
Doy gracias a Dios de que, en mis últimos años me haya permitido hacer algo por lo que más quiero, mi Pueblo y mi Patria.
Entrando en el día del Redentor, de frente a mi Patria, deseo hacer llegar a todos los argentinos mis mejores deseos de felicidad y la paz necesaria que nos permita trabajar unidos y solidarios para una Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana.

Juan Domingo Perón, Presidente de la Nación Argentina

24 de diciembre de 1973

AguinaldoHace hoy 71 años que las trabajadoras y trabajadores argentinos conquistaron el derecho al aguinaldo.

Domingo Mercante conducía la Secretaría de Trabajo y Previsión cuando se dictó el Decreto 33.302/45.

La Unión Industrial y la Bolsa de Comercio reaccionaron alarmadas calificando a la medida de ilegal e imposible de aplicar.

Borges diría que es absurdo suponer que el año tiene trece meses.

La asamblea de todas las entidades patronales decidía realizar un lock out los días 14, 15 y 16 de enero de 1946.

¡Es imposible pagarlo! exclamaban encolerizados.

Unos meses antes, la impresionante movilización popular les había impedido sacar del medio a Juan Perón, tampoco podrían impedir en un par de meses más su contundente victoria electoral

Conservadores, radicales, socialistas y comunistas también se manifestaban en contra del aguinaldo y, con el auspicio del embajador Braden, seguían soñando con una intervención internacional salvadora que pusiera freno al régimen “fascista”.

La tapa del diario Clarín del 21 de diciembre de 1945 informaba sobre el decreto del aguinaldo en su parte superior, con apenas un par de líneas encerradas en un pequeño recuadro.

La Segunda Guerra Mundial había culminado y entre las noticias más destacadas del día aparecía en aquella primera plana el reclamo de la devolución de las tierras de Georgia, que la triunfante Unión Soviética planteaba a la derrotada Turquía.

También se informaba en aquella tapa que las tropas nacionalistas de China, lideradas por Chang Kai Shek habían lanzado su ofensiva contra las fuerzas comunistas encabezadas por Mao Tsé Tung y Chou En Lai.

Han transcurrido nada más y nada menos que 71 años de la publicación en primera plana de aquellas noticias.

La Unión Soviética ya no existe y el comunismo es tan sólo un recuerdo lejano en Rusia. Además, y de casualidad, un pistolero acaba de matar ayer en Turquía al embajador de Rusia; un atentado que reivindican los fundamentalistas del flamante Estado Islámico que nos retrotrae a los tiempos del Califato.

El Ejército Rojo de Mao no solo venció a los nacionalistas del Kuomintang, sino que la República Popular China ha evolucionado tanto que expone ante el mundo un inédito comunismo capitalista que hubiera estremecido al propio Marx.

Sólo queda en pie el aguinaldo de las trabajadoras y trabajadores argentinos… y el Peronismo que siempre está volviendo.

¡Viva Perón Carajo!

Héctor Amichetti – Sec. Gral. de la Federación Gráfica Bonaerense